top of page

La madre (21de Octubre)


El ser humano, es un ser afectivo y social. Ambas facetas no pueden sustraerse de nuestra existencia humana, y forman parte de nuestras necesidades más primarias, necesidades que deben ser satisfechas para poder crecer de forma sana y equilibrada, tanto a nivel psicológico, emocional, como físico. Así lo demostró Bolwby en sus descubrimientos sobre el apego, y Harlow, y tantos otros más que han puesto el acento en la imperiosa importancia de un buen establecimiento de vínculos afectivos en nuestra infancia.

Así, las relaciones humanas, son las que nos reportan mayor felicidad y también mayor sufrimiento, y de entre ellas, los lazos establecidos con la familia, amigos y personas queridas.

En el caso de la madre, es ella la que introduce al hijo en el mundo de los afectos, en la esfera de la intimidad, de la seguridad, la protección. Es una relación que está polarizada hacia adentro, hacia lo íntimo, más hacia la emoción que hacia la acción.

Según Jung, arquetípicamente, la madre simboliza lo «maternal»: por antonomasia, la mágica autoridad de lo femenino; la sabiduría y la altura espiritual más allá del intelecto; lo bondadoso, protector, sustentador, lo que da crecimiento, fertilidad y alimento; el lugar de la transformación mágica, del renacer; el instinto o impulso que ayuda; lo secreto, escondido, lo tenebroso, el abismo, el mundo de los muertos, lo que devora, lo que seduce y envenena, lo angustioso e inevitable.

C. G. Jung. Los arquetipos y lo inconsciente colectivo (página 79)

La madre es pues un anhelo legítimo de todo niño, y las dificultades que experimentamos en nuestra relación con ella, construyen la base de los patrones de vinculación que se manifiestan en las dificultades que experimentamos en nuestra relación con "los otros". Sanar a la madre, implica mucho más que estar en paz con esa que es nuestra madre hoy, implica aceptar su humanidad, poder tomar lo que nos pudo dar, tener una mirada más amplia de lo que no pudo ser, aprender a cuidar hoy de aquellos aspectos que no pudieron ser atendidos, y colocarla en un lugar más amable dentro de nuestra psique y nuestro corazón.


El día 21 de Octubre, comenzamos una triada de talleres en los que vamos a hacer un recorrido por la madre, el padre y la pareja. Una oportunidad para explorarnos en estos vínculos, de poder sanar algunas heridas, y quizás de poder incorporar mayor conciencia que nos ayude a soltar lo que necesitemos soltar, y coger lo que necesitemos coger de la vida.

Sergio Huguet, nos acompañará a lo largo de estos talleres. Su amplia experiencia como terapeuta y formador de Terapia Gestalt, y las Constelaciones Familiares, nos proporcionará una base segura sobre la que realizar esta exploración de nosotros mismos, y herramientas muy valiosas para llevarlas luego a nuestro día a día.

Descárgate el programa completo en nuestra página web:

o a través de este enlace.


88 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page